Con transporte una persona sin hogar cambiará su vida

En este artículo quiero concienciar a los lectores en general, y a los potenciales donantes en particular, acerca de la necesidad de procurar transporte a los homeless ; y en especial en procurarnos la posibilidad de poder movernos para encontrar trabajo, para poder relacionarnos, para poder hacer una vida medianamente normal.

En mi caso, periodista y profesor, el transporte es tan esencial como mis piernas, insuficientes estas solas para hacer batidas por Barcelona y por las localidades colindantes a las que voy en frenética búsqueda laboral.

Vivimos en una sociedad absolutamente dependiente de la capacidad de movernos y trasladarnos de un sitio a otro, a pesar de la proliferación de trabajo online, y de la enorme comodidad que entraña el poder trabajar online desde casa, o desde donde uno desee.

Pero lamentablemente el transporte sigue siendo un pilar para la mayoría de ciudadanos del mundo, a diario las estaciones, los metros, las avenidas y calles, se colapsan con colas mañaneras para conseguir llegar puntual al lugar de trabajo.

Los homeless, o sin techo, somos otro eslabón en este guión predeterminado a diario. Sin movernos no tenemos ayuda, y sin ayuda no tenemos presencia, y sin presencia no tenemos cambios ni mejoría.

La capacidad de transportarnos ágilmente y con premura, nos aporta la capacidad de poder competir con los elementos colaterales que de por sí existen –a modo de escollos a salvar- en este dificultoso proceso de volver a conseguir trabajo, por tanto en ese deseo de poder colmar la experiencia personal con la magia del momento o la sorpresa.

Pero sin transporte, sin capacidad de poder movernos y finalmente sin capacidad de viajar a los puestos propuestos de entrevistas o simplemente a aquellos focos de posibilidad laboral,  nuestro cambio es imposible.  Es por tanto de vital importancia que contemos con recursos para procurarnos las tarjetas mensuales de transporte, así como poder desplazarnos por fuera de los límites de esas zonas pagadas, incluso por otras regiones y por supuesto,  allende las fronteras de los países.

El periodismo sin transporte es como el ave sin alas. Sencillamente inconcebible.

Por ejemplo, para que se hagan una idea, por vivir recogido fuera de Barcelona ciudad, encasa de amigos que me sacaron de la calle, en zona 3 antes, pagamos 102 euros por una T-mes de 3 zonas; por una T-mes de 2 zonas se necesitan 72,70 euros y para una T-mes de 1 zona son 54 euros.

¡Donar transporte!

Aumentando la eficacia de transporte, el ideal deseado por todas las ciudades Smart, acercamos a las personas sin hogar al mercado laboral para que puedan ser ciudadanos activos y así ser integrados completamente en/ por las ciudades.

Si apostamos por los coches autónomos, qué menos que apostemos por la autonomía de las personas.
— Andrew Funk, Presidente de #HomelessEntrepreneur

Desde estás líneas solicitamos a los lectores que se solidaricen conmigo y con nosotros, los miembros de Homeless Entrepreneur, para conseguir fondos inmediatos para poder comprar tarjetas de transporte mensuales y para poder viajar y buscar la noticia, al tiempo nos hagamos eco de muchas cosas más. Debemos contar lo que las personas sin hogar pasan, pero sin medios, seremos incapaces de hacerlo.

Desde aquí rompemos una lanza por las empresas e individuos involucrados de cualquier forma con el transporte, para que patrocinen dichos movimientos, para que sean nuestros benefactores y para que de manera inmediata nos ayuden para poder conseguir nuestro sueño: Sacar a cuanta más gente de la calle, de esta situación de necesidad, y por tanto de la pobreza.

Confiamos en su buen corazón y en sus buenas acciones.  Gracias.

Redactado por Emilio López-Carrasco Cañada el día 28 de agosto de 2018.

Es un #HomelessEntrepreneur que es periodista y profesor viviendo en Torrelles de Llobregat. 

*Si quieres acelerar el proceso de acabar con su situación sin hogar, te invitamos a hacer una donación que se destinará a su proyecto personal dentro de #HomelessEntrepreneur.

¡Donar!