#HomelessEntrepreneur estar√° en la cumbre AI for Good

Andrew Funk, el presidente de #HomelessEntrepreneur estar√° en la 2¬™ Cumbre Mundial AI for Good, que se celebra en la Sede de la UIT en Ginebra del 15 al 17 de mayo de 2018, y cuyo objetivo es dise√Īar medidas y planes de acci√≥n para asegurar que la innovaci√≥n de la Inteligencia Artificial (IA) logre acelerar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (conocidos SDGs en sus siglas en ingl√©s).  17 objetivos para transformar nuestro mundo hac√≠a mejor.

S_2018_SDG_Poster_without_UN_emblem.png

El n√ļmero 11 de estos objetivos es el que busca hacer de las ciudades y asentamientos lugares inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles; un objetivo que compartimos en #HomelessEntrepreneur,  cuya iniciativa empodera a las personas sin hogar y se enfoca en sus habilidades profesionales y personales para crear una nueva vida por sus propios medios.

E_INVERTED SDG goals_icons-individual-RGB-11.png

La IA, en el contexto de las ciudades inteligentes o Smart Cities, es clave para acabar con la situación de falta de reconocimiento de la situación de los sinhogar y para impulsar acciones inclusivas que permitan que estos ciudadanos vuelvan a estar activos y tener de nuevo un hogar. Estas ciudades deben jugar un rol importante para garantizar que las personas sin hogar no se queden al margen del tejido social que las compone y las compondrán. Unos modelos de convivencia que conecta cada vez más a sus integrantes pero que por el momento no ofrecen una vía para que aquellos sin hogar puedan ser parte de su estructura social.

¬ŅC√ďMO PUEDEN LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y LAS SMART CITIES DAR VISIBILIDAD A LOS SINHOGAR?

Hassan Raza, Growth Hacker y Co-Fundador de Revolution Flame Social Media Group y WorkVibez comparte la visi√≥n de #HomelessEntrepreneur,  consistenten en el desarrollo de una plataforma de creaci√≥n de empleo y asesoramiento que combine las posibilidades que la Inteligencia Artificial proporciona gracias a la disciplina del machine learning (aprendizaje autom√°tico) (WorkVibez) y la tecnolog√≠a blockchain (ComGo) para conseguir dar voz e identidad a los sinhogar. Por un lado, el machine learning permitir√° reunir los datos de los sin hogar y crear perfiles de candidatos y candidatas que resalten tanto sus habilidades como sus necesidades formativas y/o psicol√≥gicas de forma que puedan competir en el mercado laboral de hoy y del futuro.  Por su parte, la tecnolog√≠a blockchain garantizar√° que todo ello se haga de forma segura y transparente.

El aprendizaje autom√°tico o machine learning puede permitirnos predecir el sinhogarismo y sugerir medios para erradicarlo.‚ÄĚ
— Hassan Raza

Se trata de perfiles inteligentes que ayudarán a las empresas con procesos de contratación más eficientes en tiempo y coste, y a los candidatos a contar con una vía para volver a recuperar su identidad, autoestima y motivación.

Otro aspecto relevante de la IA son los modelos predictivos que, a partir de todos los datos obtenidos podr√° predecir las necesidades de aprendizaje y de empleabilidad de una persona sin hogar y dise√Īar programas espec√≠ficos y/o conectarla con grupos de apoyo relevantes para que pueda alcanzar sus objetivos: un trabajo, un futuro. Esta t√©cnica se utilizar√° tambi√©n para medir la salud mental y emocional de una persona sin hogar con el fin de ayudarle a mejorar factores espec√≠ficos a trav√©s de sugerencias de e-learning a su propio ritmo.

ALGUNOS DATOS SOBRE LA SITUACI√ďN EN ESPA√ĎA

Con m√°s de 40.000 personas en Espa√Īa, los son cada vez m√°s visibles en pr√°cticamente todas las ciudades de la geograf√≠a espa√Īola (m√°s de 1000 en Barcelona, 2.000 en Madrid por ejemplo), son parte del tejido urban√≠stico de nuestras ciudades en n√ļmeros que crecen cada vez m√°s, pero no parece que vayan a ser parte de su desarrollo.

El 35% perdieron su hogar al quedarse sin trabajo, el 73% duermen en la calle, s√≥lo el 4,5% consigue ‚Äúremontar‚ÄĚ la situaci√≥n despu√©s de un mes. El 80% son hombres mientras que el 20% restante son mujeres. El 54% son espa√Īoles y el 46% extranjeros.

En #HomelessEntrepreneur queremos hacer que las ciudades inteligentes sean m√°s inteligentes sin sinhogarismo.

¬ŅY YO, QU√Č PUEDO HACER PARA ACABAR CON EL #SINHOGARISMO?

  • Haz una donaci√≥n y apoya a los emprendedores sin hogar de todo el mundo, proporcion√°ndoles capacitaci√≥n y oportunidades.

  • Comparte nuestra labor en LinkedIn, Facebook o Twitter.

  • Descubre qu√© otras opciones de colaboraci√≥n tienes disponibles.

 

Cualquier cuestión o sugerencia, ¡no dudes en contactarnos!

"12 conversaciones" ¬ŅBorramos las diferencias entre famosos y personas sin hogar?

Hola amig@s,

#HomelessEntrepreneur y Versos & Reversos nos unimos para desarrollar un nuevo proyecto fascinante que nos tiene muy motivados. Es el proyecto de libro ‚Äô12 conversaciones‚Äô (t√≠tulo provisional) en el que 12 personas sin hogar conversar√°n con 12 personajes p√ļblicos y relevantes en √°mbitos como la cultura, el deporte, la comunicaci√≥n, la ciencia, el arte, etc. Las aportaciones de los participantes en estas charlas quedar√°n reflejadas en un libro cuya lectura podr√©is disfrutar.

12 conversaciones de t√ļ a t√ļ que entre otras cosas pretende visibilizar una realidad social como es la del sinhogarismo, sensibilizar y eliminar tab√ļes y prejuicios sobre esta problem√°tica y dejar entrever que, independientemente de nuestra posici√≥n social, las diferencias entre unos y otros, cuando nos centramos en lo esencialmente humano, se van diluyendo hasta desaparecer.

La fecha de lanzamiento de este proyecto está prevista para febrero de 2019. Será un proyecto íntegramente autofinanciado con las aportaciones de particulares y entidades, que como contraprestación serán mencionados en el libro como mecenas y que recibirán sus correspondientes ejemplares una vez el proyecto sea una realidad.

El libro tendr√° un precio de 20‚ā¨ (¬°Reservarlo ahora!) y todos los beneficios ir√°n destinados a financiar la labor de todos los profesionales que colaboran con Homeless Entrepreneur y que, en su acci√≥n coordinada, ayudan a personas sin hogar a empoderarse, reconocerse en su dignidad, encontrar un trabajo y salir de su situaci√≥n.

Con una ayuda de 20‚ā¨ contribuyes a hacer realidad este proyecto de libro y pones tu granito de arena para que una persona sin hogar acceda a unas condiciones de vida dignas.

¡Participa en el proceso de crear trabajo y techo para y con personas sin hogar reservando este libro ya! Con la participación activa de todos los ciudadanos, podremos cambiar el mundo una persona a la vez.

 

NOTA PERSONAL DANIEL RAMOS:

¬ŅPor qu√© me motiva desarrollar un proyecto como este?

1. No he desarrollado nunca un proyecto de esta naturaleza, de tal envergadura, de tal complejidad, por el n√ļmero de personas implicadas y por el calado social que puede tener. Es sin duda un reto, uno de los grandes, pero estas grandes aventuras son las que nos ponen a prueba, las que nos ayudan a superar nuestros propios l√≠mites. Y cuando caen los muros, cuando caen las barreras, a menudo solamente mentales, de aquello que creemos posible o imposible, es entonces cuando devienen los verdaderos cambios, la verdadera transformaci√≥n personal y del mundo que nos rodea.

2. Es un proyecto, adem√°s, que intenta tratar con sensibilidad, respeto y un esp√≠ritu constructivo una realidad inc√≥moda y muchas veces invisibilizada, la del sinhogarismo. A menudo, la cuesti√≥n suele ser tratada desde la frialdad de los n√ļmeros y las estad√≠sticas, pero detr√°s de cada n√ļmero, detr√°s de cada unidad porcentual, existen personas con nombres y apellidos, con una historia tan real que duele e inspira a partes iguales, una historia tan real como la tuya y la m√≠a. Personas como t√ļ y como yo, en definitiva, que en un momento puntual de su vida se han visto abocados a una situaci√≥n extrema. Realmente, ¬Ņes una realidad tan ajena a cualquiera de nosotros? Siento que no, en absoluto.

3. Siempre me he sentido un privilegiado, he tenido una familia que me ama y me ha apoyado en todo siempre. He vivido experiencias duras, pero siempre he dispuesto de una red de apoyo que me ha sostenido cuando las fuerzas me han flaqueado. Pero, ¬Ņqu√© hubiera pasado si por cualquier c√ļmulo de circunstancias no hubiera podido apoyarme emocionalmente en estas personas? No tengo claro que mi vida fuera la misma en absoluto, podr√≠a haberme venido abajo, o no hubiera podido acceder a los recursos y a las herramientas para salir adelante. As√≠ que no me siento ajeno a la realidad del sinhogarismo.

4. Vivimos en una sociedad un tanto adormilada todav√≠a, a pesar que poco a poco vamos despertando. Ante realidades inc√≥modas miramos hacia otro lado o quiz√°s peor a√ļn, juzgamos desde la ignorancia y la inconciencia. Este proyecto me permite descubrir que mi realidad particular, mi peque√Īo mundo cotidiano es solamente eso, una peque√Īa parte de la realidad, y que existen muchas otras menos agradables. Y no solamente me permite ver con otros ojos, con otra profundidad, sino que es una oportunidad para crecer en humanidad, en conciencia de unidad de todas las cosas, y saberme agente de cambio de este mundo, de esta sociedad, de este sistema. Podemos cambiar las cosas, sabiendo que para ello es preciso cristalizar un cambio de conciencia en nosotros y poner esa metamorfosis interna al servicio de la acci√≥n transformadora del mundo que nos rodea.

"Lección de periodismo"

La calle no es ning√ļn juego.

El periodismo tampoco.

La organizaci√≥n sin √°nimo de lucro Homeless Entrepreneur (www.homelessentrepreneur.org, ‚ÄúIt‚Äôs up to you‚ÄĚ) aporta sus propias recetas que a√Īadir a los manuales sobre deontolog√≠a period√≠stica y ‚Äúconducta responsable‚ÄĚ.

Sintetizando: no le hagas a los dem√°s lo que no desees que los dem√°s hagan contigo. B√°sico.

Gráficamente: no preguntes a los sintecho y los más vulnerables sin mirarles a los ojos: el periodismo no acaba con las respuestas, sino con la necesidad de transformar el mundo contándolo (desempolvad apuntes: el gerundio expresa simultaneidad, no causalidad). Se es empático cuando el fin social de la profesión se pone por encima del cobro de la colaboración (se paga poco, mal y tarde).

En el bar Vall d‚ÄôHebron, en la calle del mismo nombre, a la altura de la Ronda de Dalt, se juntan en una misma mesa tres personas acogidas por Homeless Entrepreneur. Cada una, con un pesar. Y como afirma el activista social Andrew Funk, padre de la iniciativa, cada una de ellas, con una oportunidad. √Čl ha desarrollado la f√≥rmula en la que para aislar la ese (salir de la calle) se han de elevar al cubo las ‚Äúoportunidades‚ÄĚ.

Tres historias para los buenos periodistas y los que pretendan serlo. Atentos.

 

Primera historia. El selfie

Mahfodh naci√≥ en Nuakcho (Mauritania) hace 34 a√Īos. Tiene cinco hermanos, y otro m√°s de una relaci√≥n anterior de su padre. En Mauritania conduc√≠a un taxi. De hecho, ese ser√≠a el trabajo ideal cuando se le pregunta, con ese moh√≠n de oro en los labios. ‚ÄúMe gustar√≠a [conducir un taxi]‚ÄĚ, chapurrea en un castellano m√°s que decente. Pas√≥ cuatro a√Īos en la ciudad alemana de Rostock, a orillas del mar B√°ltico. Hace siete a√Īos que se encuentra en Barcelona, que se le ha vuelto enormemente alta como un buitre con corona de espinas, como si, por momentos, Barcelona fuera la prisi√≥n neoyorquina de Rikers Island. Aqu√≠ comparte piso en el Raval con siete personas. ‚ÄúYo tengo dos metros para m√≠‚ÄĚ, se contenta, como si los m√°rtires medievales que enfurecen al historiador Andrea Riccardi tuvieran su correlato en el siglo actual. ‚Äú¬ŅA qu√© te dedicas?‚ÄĚ, insustancialmente se le inquiere. ‚ÄúEspecializado en limpiar coches. Soy profesional‚ÄĚ, se enorgullece. Se aposta en los pasos de cebra de las calles, que no son un juego, y mendiga parabrisas por los que pasar el jab√≥n y la bayeta. Tambi√©n vende palos de selfie. √Čl nunca se ha hecho un selfie. La polic√≠a le requis√≥ el material. Y ahora no tiene donde caerse muerto. Por otro lado, se plantea que quiz√°, en un futuro, podr√≠a probar suerte con la traducci√≥n. Habla cinco idiomas: √°rabe (por ser materno), alem√°n (por supervivencia), franc√©s (estudios), ingl√©s (para espabilarse), espa√Īol (un poco), griego (por inmigrante) y w√≥lof, propio de su etnia.

Homeless Entrepreneur le acompa√Īa en el proceso de regularizaci√≥n de papeles, ese castillo posado en el aire como escribir√≠a el poeta Pedro Garfias (Primavera en Eaton Hastings), con ‚Äúintermedios de llanto‚ÄĚ.

Saldr√° adelante.

 

Segunda historia. La T-10

Lo sabe todo sobre transformadores, interruptores y seccionadores.

El actor Matt Damon (Mark Watney) habr√≠a escapado mucho antes de la llanura Acidalia de Marte, en la pel√≠cula de Ridley Scott (2015), si se hubiera llevado consigo a este hombre.   

Guillermo Ponsa (Barcelona, 1966) se sacó el carné de transmisiones durante el servicio militar.

De aquello hace mucho, pero supuso el trampolín para que, en su larga vida laboral, llegara a las aulas de Telefónica.

Sabe de averías en líneas cortadas, de empalmes y redes de distribución.

‚ÄúMe gustaba lo que hac√≠a. Incluso mont√© mi propia empresa, en 1989. Se llamaba Trav Telecom. Me especialic√© en telefon√≠a m√≥vil de antenas, sistemas de repetidores, equipos‚Ķ Me tengo que actualizar con la fibra √≥ptica‚ÄĚ, se insufla energ√≠a Guillermo, ancho de espaldas, ir√≥nico y capacitado para subirse a un poste de alta corriente si se da la orden.

‚Äú¬ŅCu√°l es mi historia? La de siempre. Sin trabajo. Viviendo de alquiler. No puedo pagar el alquiler. En la calle‚ÄĚ, resume. ‚Äú¬ŅC√≥mo llegu√© a esta situaci√≥n? Lo t√≠pico tambi√©n. Doce a√Īos casado. Divorcio con contencioso, nada de buen rollo. Se incluye denuncia falsa por intento de asesinato. Ella se queda el piso.‚ÄĚ

En el 2009, salió de la comisaria con lo puesto y con una orden de alejamiento.

Se cayó.

Durante unos meses durmió en los cajeros de Sant Boi de Llobregat (Barcelona), donde vivía.

Luego, la suerte le sonrió. Encontró trabajo y le tocó un quinto premio de El Gordo de la Lotería de Navidad.

Se levantó.

Luego, la suerte se le puso de revés. Se quedó sin trabajo y apenas tenía para el alquiler. Vuelta a la calle.

Se cayó.

Ahora, este miércoles de ahora, tiene una entrevista de trabajo, gracias, entre otras cosas, a la mediación de la asociación Homeless Entrepreneur.

Se ha vuelto a levantar.

Con una T-10 ya es feliz.

 

Tercera historia. William Morris

Porque ha sufrido, puede mitigar el dolor de los dem√°s.

No es un aforismo de Tao en el rinc√≥n de los pensamientos: ‚ÄúLa vida te ense√Īa, pero solo en la misma medida en la que t√ļ est√©s abierto a aprender de ella‚ÄĚ.

La logopeda Judith Tort (Barcelona, 1974) se ha peleado tantas veces consigo misma que ya ha rubricado el acta de capitulación.

En su currículo variopinto la verán como camarera, jardinera, decoradora… Se sacó el grado de Logopedia por la Universitat Ramon Llull.

En 1998, una crisis nerviosa la noqueó. Salió. Se recuperó. Reordenó su cabeza, como si esta fuera un loft de Ikea en el que solo cupieran una cómoda de ocho cajones con puerta oriental, un mueble Wengué Ferrara blanco y un aparador con casilleros.

Posteriormente, se coloc√≥ como mediadora cultural y gu√≠a en el Museu Nacional d‚ÄôArt de Catalunya, en el que sigue empleada (‚Äúno me estresa, y as√≠ puedo ver las maravillosas exposiciones, como la de William Morris‚ÄĚ, dir√°, en referencia a la expo ‚ÄúWilliam Morris y compa√Ī√≠a: el movimiento Arts and Crafts en Gran Breta√Īa‚ÄĚ).

Con unos ojos grandotes delineados por una intensa línea de lápiz, Judith tuvo la mala suerte de juntarse con quien no debía.

‚ÄúHace medio a√Īo conoc√≠ a un chico. Pero no era un chico, era un lobo. Me maltrataba. Yo no sab√≠a c√≥mo salir. Una vez me acerqu√© a la polic√≠a. Me atendieron, pero no puse denuncia‚ÄĚ, cuenta, con la voz establemente modulada pero temblando como un flan con tendinitis. ‚ÄúEra violencia de g√©nero, eso. Me desestabiliz√≥ y me toc√≥ econ√≥micamente. Llegamos a las manos. Un d√≠a me dio una paliza. Me peg√≥ un pu√Īetazo y tuve que llevar collar√≠n. Estuve ingresada en el Hospital de Sant Pau. Y entonces s√≠ que le denunci√©. Y vinieron los Mossos d‚ÄôEsquadra y se lo llevaron.‚ÄĚ

El juez la ha citado en la Ciutat de la Justícia, el 18 de septiembre, para la vista previa.

Durante unos meses cogió la baja.

Se fue a casa de un amigo en El Clot.

Se activó el Programa SARA (Servicios de atención, recuperación y acogida).

No sab√≠a qu√© hacer. Se desahogaba con un familiar. Colg√≥ el tel√©fono y una chica a quien no conoc√≠a le pas√≥ un n√ļmero de tel√©fono escrito a boli en una servilleta de papel.

‚ÄúUn √°ngel ca√≠do del cielo‚ÄĚ, agradece Judith.

El teléfono de Andrew.

Era octubre.

Hacía frío.

Ya no tiene frío:

‚ÄúMe gustar√≠a dedicarme a la neurociencia. Me atrapa mucho esta rama. Somos microcosmos, extraplanos en forma de fractales que se expanden por el universo‚Ķ He le√≠do mucho a Stephen Hawking, que se me ha muerto, el pobrecito‚ÄĚ.

 

Tres historias.

Periodismo.

 

Jes√ļs Mart√≠nez

www.reporterojesus.com